12 de diciembre de 2010

LAPICERAS MONTBLANC EN MI COLECCION



No me considero "un loco de las lapiceras", solo me gusta admirar al "instrumento de escritura", la pluma estilografica.



Siempre me acompaño, desde la epoca en que escribia con la pluma o plumilla, que debiamos entintar a traves de un tintero y que llevabamos en nuestro infaltable portafolios de cuero marron en el primario.



Al llegar sacabamos el "tintero" que colocábamos en el lugar definido para ello (en nuestro banco), sacabamos la tapa de goma dura y.... zasss seguro que repartiamos tinta sobre algun guardapolvo.

Menos mal que eran tintas lavables, permanentemente andabamos con el guardapolvo completamente entintado.

Ni que hablar de nuestros dedos, pero en fin era el adelanto logico cuando superabamos los primeros años del primario y ya estabamos en condiciones de escribir con tinta.

Que tiempos aquellos, nuestro instrumento era la pluma fuente, el mango para la pluma, el tintero y por supuesto el papel secante.

La tinta que utilizaba era marca "Pelikan" azul negro o azul documental, en la foto se puede ver a la izquierda el modelo de tintero y tinta que utilizaba.
















Con el tiempo la tecnologia fue cambiando y llegaron las lapiceras estilograficas o lapiceras fuente, de fabricacion argentina (Muñeca, 303, escritor, Pelikan y por supuesto las famosas Parker).


Por logica, eran inalcanzables para mi pobre presupuesto pero antes de terminar el primario pude contar con una de ellas, que lindo que escribía, como se deslizaba, no recuerdo su marca pero era con pluma cubierta y capuchon metalico.

Cuando cursaba el secundario era normal que todos utilizáramos ya las famosas lapiceras fuente primero con carga de tinta a bomba (un tanquecito de goma dentro de un tubo metalico que la contenía) y tambien con los primeros cartuchos de tinta, pocas lapiceras a piston se veian en aquellos tiempos.

Mi formacion en la escuela técnica me obligo a "amigarme" con la caligrafia, especialmente con la letra técnica a 75 grados, al principio una tortura pero cuando le agarraba la mano, era una delicia. Utilizabamos tinta china "Chin Chin", cuando el presupuesto era bajo y de vez en cuando tinta china Pelikan perlada.


Las plumillas eran las famosas Speddball, de las cuales siempre teniamos una buena provision en distintas graduaciones. Trabajar con ellas era mucho mas facil que escribir con el tiralineas del compas ya que la graduacion era fija de acuerdo al numero (no existia el rotring todavia).







En fin puedo decir que gran parte de mi vida escolar primaria y secundaria transcurrio acompañado de algun instrumento a tinta, por lo que el gusto por las estilograficas se iba formando. Con el tiempo fui completando mi coleccion de lapiceras estilograficas y definiendo mi gusto por aquellos verdaderos instrumentos de suave desliz sobre el papel.

Logicamente no todos cumplian a la perfeccion con este suave deslizamiento sobre la hoja de papel, pero ello era debido a la calidad del material, directamente proporcional al presupuesto invertido en su adquisicion.


AFINANDO LA SELECCION

Mi aficcion a las lapiceras fuente se fue decantando con el tiempo y comence a atesorar a los que considero veraderos instrumentos de escritura.

Partiendo de la base que una lapicera esta compuesta de un deposito de tinta, un alimentador y una pluma, evidentemente no todas las lapiceras son iguales en su desempeño. Exceptuando el deposito de tinta, considero al alimentador como el elemento principal para lograr una buena escritura y un buen trazo, en segundo lugar a la pluma y en tercer lugar al deposito de tinta.

La funcion del alimentador es fundamental a la hora de que la tinta fluya con el caudal adecuado (siempre que la pluma se encuentre correctamente ajustada). De nada vale tener una excelente pluma de oro, con punta de iridio pulido, si la tinta no fluye con la intensidad y caudal necesario.

De igual manera si tenemos un excelente alimentador pero tenemos una pluma que no se encuentra correctamente ajustada, el trazo seguramente se cortara o manchara la hoja. Ni que decir si la punta no se encuentra pulida, el deslizamiento no sera el deseado.

Por ultimo el tema del deposito de tinta merece un comentario aparte. Esto es, que dependera del tipo de deposito de tinta, el mejor de todos por supuesto es el sistema a piston, caracteristico de lapiceras de marca, luego le sigue el sistema a bomba y por ultimo el "cartucho" de tinta. En el caso del cartucho, a medida que se va gastando la tinta y si tenemos mas aire que tinta, el vacio ocasionado nos hara variar el trazo, algo que no ocurre en los sistemas a piston.


CALIBRAR UNA PLUMA

Como todo instrumento, siempre es necesario mantenerlo en condiciones de operacion. Dentro de las tareas de mantenimiento, la limpieza es la principal de ellas y es la tarea mas frecuente que debemos realizar para mantener correctamente la fluidez de la tinta. En cambio cuando hablamos de calibrar la pluma, este procedimiento se lleva a cabo cuando la lapicera no consigue un trazo adecuado en distintas posiciones o se registran cortes en el trazo, etc. Mediante este procedimiento, se adapta la pluma al alimentador, de tal manera que presente una separacion uniforme en toda su superficie de contacto. Este es un procedimiento que debe ser llevado a cabo por quienes tienen el conocimiento y la habilidad ncesaria, ya que cualquier desajuste en su asentamiento dara como resultado problemas en la escritura.


DIFERENCIAS EN LAPICERAS PARA DIESTROS O ZURDOS

La manera de escribir con una lapicera estilografica es distinta entre un zurdo y un diestro. El diestro "tira de la lapicera para escribir, logrando un trazo mas fluido sobre el papel.

Distinto es el caso del "Zurdo" (mi caso), donde se va "empujando " a la lapicera sobre el papel. Esto necesariamente hace que una misma lapicera no se desempeñe de igual manera para ambos casos.

LA TINTA

Deje para lo ultimo este aspecto, ya que la tinta es el elemento visible en la escritura y su devenir dentro de la lapicera es muy importante. Hay lapiceras cuya pluma tiene un espaciado con respecto al alimentador, que permite utilizar cualquier tipo de tinta, con mayor o menor viscosidad. Pero hay otras cuyo espaciado es tan pequeño que no todas las tintas permiten lograr un buen desempeño. En general las tintas de color azul dejan pocas particulas depositadas en el alimentador. En el caso de las tintas de color negro, este deposito es mayor con el tiempo y si no se dispone de limpiezas periodicas, se puede producir un bloqueo en el paso de la tinta y la lapicera deja de funcionar.

Hace mucho tiempo conseguiamos tintas de variadas viscosidades, colores, calidades, etc. Hoy en dia se ha puesto mas dificil conseguirlas, excepto en aquellas tintas de marca como Pelikan, Montblanc, etc.

LA PREFERIDA MONTBLANC

De todas las lapiceras, hay una marca que considero de muy buena calidad, la "Montblanc". Sus materiales y precision en la fabricacion me han inducido a preferirlas sobre otras tambien de marca. Entre todos los modelos, evidentemente la MeisterStück es la que sobresale, por sus lineas sobrias y distintos tamaños, desde las comunes hasta las gigantes preferidas por muchos escribanos, siempre se han destacado por su excelente contacto de la pluma con el papel, en cualquier posicion que se le exija. Su pluma de oro con punta de iridio pulido, su alimentador muy preciso y su sistema a piston y la utilizacion de su propia marca de tinta, dan como resultado una gran sensacion de placer al escribir con ella.

El primer modelo MeisterStück aparecio alla por 1924 y todavia se sigue produciendo, lo que habla a las claras sobre su calidad y aceptacion.

UN POCO DE HISTORIA
Montblanc: su historia

En 1906 el papelero Claus-Johannes Voss, el banquero Alfred Nehemias y el ingeniero berlinés August Eberstein se unen para formar una joint venture y fijar las premisas de la futura compañía. La empresa empieza denominándose “Simplo filler pen company” hasta que en 1913 toma el nombre de la perfeccionada pluma Montblanc y la estrella se convierte en su logo.
En 1924 aparece la exitosa serie Meisterstück, símbolo de la marca alemana.
En 1929 se grava en el plumín de la Meisterstück el número 4810, que representa la altura del monte del mismo nombre. Durante la guerra, también se producen sus estilográficas en Dinamarca. En 1955 se lanza al mercado la 60 line con gran acogida y en 1963 se hace famosa la escena en que John.F.Kennedy ofrece su pluma Meisterstück al canciller alemán Adenauer. Más tarde se toma como lema de la marca “the art of writing”.






Modelo MeisterStück













Modelo de Boligrafo Noblesse Oblige





















Conjunto Estilografica y Boligrafo en Plata 925


Noblesse Oblige










Boligrafos y Lapiz Automatico MONTBLANC












Coleccion completa de Lapiceras estilograficas, Boligrafos y Lapiz Automatico MONTBLANC
















Desarme del modelo Meisterstück














3 comentarios:

EJG dijo...

Tengo La lapicera Mont Blanc modelo Carrera, corresponde a una tanda de lapiceras deportivas de los años 70. No encontré historia de la lapicera.

Cesar dijo...

Hola Pedro. Tengo una inquietud respecto de una linea de lapiceras Montblanc. Soy nuevo en el tema. Quería saber que fue de la linea noblesse oblige?. Se dejaron de fabricar? Te pregunto porque si entras en la página de Montblanc, esta línea ya no esta?

finanzas dijo...

Bueanas noches amigo Pedro, Mont blanc se caracteriza por ser detallista en la elaboración de sus piezas, mi inquietud es, que no veo ningún noblesse oblige con serial, cuando mont blanc se cuida mucho al respeecto, solo dice al dorso del gancho germany. como puedo saber si es original o no?. Saludos